sábado, 26 de diciembre de 2015

MUFFINS DE ARÁNDANOS Y CREMA DE QUESO

¡BUENOS DÍAS!

Hoy traigo una receta espectacular para quedar de súper cocinitas y en realidad es súper sencilla. Tengo que decir que yo había probado otras recetas de muffins de arándanos y aunque estaban buenas no eran tan espectaculares. En esta el bizcocho sabe a limón y los arandanitos le dan un puntito acido que combina perfectamente con el relleno de crema de queso.

Solo digo que mi hermano y mi padre (que no son muy aficionados a los arándanos) se han comido 3 muffins recién hechos. Mi hermano al ver el horno ha dicho: “puaj arándanos” y en cuanto le he enseñado como los estaba rellenando me dice: “¿puedo probar?” y tras eso se ha comido tres, así que digo yo que le habrán gustado J


La crema de queso la he hecho con esta receta de ALMAOBREGÓN (http://www.lavidasabemejor.es/aula-de-cocina/cupcakes-de-cerveza-negra-con-chocolate/) porque hice el otro día los cupcakes de cerveza negra (tarta favorita de mi novio) para el estreno de Star Wars (peli que ya he visto dos veces en el cine…), y me sobró un poco, por eso no hay fotos del paso a paso.

INGREDIENTES:
  • 1 Huevo (L)
  • 200 gr. de azúcar
  • 50 gr. mantequilla
  • 200 gr. yogur griego (IMPORTANTÍSIMO SIN AZÚCAR)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de zumo de limón (y la ralladura de este)
  • 160 gr. harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  • Una pizca de sal
  • Arándanos al gusto (o cualquier otra fruta que os apetezca)

PASO A PASO:



1. En un bol mezclamos el huevo con el azúcar hasta que este espumoso (con unas varillas manuales sirve)







2. Añadimos el yogur, la ralladura, la vainilla, el zumo de limón y la mantequilla derretida; y mezclamos todo muy bien.









3. Tamizamos en otro bol la harina con la levadura y el bicarbonato y añadimos la sal.








4. Incorporamos la mezcla de harina a la mezcla de huevos con movimientos envolventes. Si los arándanos son frescos y están enteros también es el momento de añadirlos con mucho cuidado de no romperlos. 




5. Precalentar el horno a 180ºC. Repartimos la mezcla en moldes rígidos o en una bandeja para muffins bien engrasada con mantequilla y espolvoreada con harina. Si, como en mi caso, los arándanos son congelados o están rotos yo recomiendo no añadirlos a la masa junto con lo demás para no teñirla, sino poner una fina capa de masa y repartir unos cuantos arándanos. Volver a cubrir con más masa y decorar con otros pocos arándanos.




6. Meter al horno durante 20 – 25 min hasta que los muffins estén doraditos y al introducir un palillo salga limpio. Dejar enfriar los muffins en el molde durante 5 min y pasar a una rejilla hasta que se enfríen totalmente.





video


7. Una vez fríos colocar bocabajo, con una boquilla o descorazonador ir poco a poco haciendo círculos en la base del muffins hasta abrir un hueco. Rellenar con la crema de queso y volver a colocar el taponcito.











8. ¡Y A COMER!












Si no tenéis ganas de hacer la buttercream de queso podéis también rellenarlos con queso crema mezclado con un poco de azúcar. Igualmente podéis convertir estos muffins en unos cupcakes preciosos simplemente con llenar menos los moldes y poniendo la crema por arriba.

La boquilla que yo he utilizado es la que venía en el kit de hacer croquetas (porque en mi casa somos muy croqueteros) y la verdad es que es del tamaño perfecto.

Espero que os animéis a hacerlos porque son perfectos, en mi casa no duraron ni un día completo y muy pronto repetiré con ellos porque son monisimos y están deliciosos.

¡FELIZ NAVIDAD!

Miriam

viernes, 11 de diciembre de 2015

ENSALADA DE COUS-COUS

¡Buenos días!

Hoy traigo una receta de ensalada, ideal para cenar porque no es demasiado pesada y es muy completita. Esta ensalada últimamente triunfa en mi casa, y solemos comerla todas las semanas. De hecho suelo hacer muchísima cantidad para que mi novio se lleve un tupper y sobre para el día siguiente.

Me encanta esta receta porque con ella consigo que mi hermano coma más verduras, y aunque protesta porque dice que le echo demasiado calabacín, al final siempre se come todo lo del plato. Además el aliño esta impresionante y le da un puntito súper especial a la ensalada.

Esta receta también me encanta por lo que simboliza para mi. Me acuerdo que cuando empezamos a salir mi novio y yo, a él no le gustaban casi las verduras y como a mi me encantan poco a poco fue probando como las hacíamos en mi casa y ahora, no ha llegado a mi nivel de ponerlas por delante de la carne en su jerarquía de alimentos, pero sí que le gustan muchísimo (excepto los guisantes, vamos pecado mortal). Y en cuanto a mí, yo odiaba las especias, pero hasta el nivel de no comer si mi padre le echaba pimienta a algo o alguna hierba (estaba loca, claramente), y como a mi novio sí que le gustan y además para favorecer que tuviese una dieta más sana, comencé a incorporarlas en los platos que le preparaba, y ahora a mi me encantan hasta el punto de que no se vea el alimento debajo de tantas especias.

INGREDIENTES (4 ó 5 raciones):
  • Un calabacín grande
  •  4 tomates (dependiendo del tamaño)
  • 250gr. de cous cous
  • 250ml. de agua
  • 5 ó 6 filetes de pollo (dependiendo del tamaño)
  • Pimienta
  • Ajo en polvo y cebolla en polvo
  • Orégano
  • Perejil picado
  • Aceite
  • Sal

- Para la vinagreta:
  • 3 cucharadas de Aceite
  • 1 cucharada de Vinagre
  • 1 cucharadita de Miel
  • 1 cucharadita de Mostaza antigua (o normal en su defecto) 

PASO A PASO:

      

      1.       Cortar en bastoncitos pequeños (para que se hagan antes y sean más agradables al comer) el calabacín.  Añadir un poco de aceite a una sartén y salar al gusto. Cocinar hasta que esté blandito y un poco doradito.








      
      2.       Cortar en cuadraditos el tomate (yo no suelo pelarlo porque no me molesta la piel, aunque si vas a hacer para varios días es mejor pelarlos). 







     

      3.       Condimentar el pollo con sal, pimienta, cebolla en polvo, ajo en polvo, perejil y orégano, todo al gusto. En la misma sartén donde hemos hecho el calabacín, añadir un poco de aceite y hacer el pollo hasta que esté doradito y cortarlo en tiras o cachos medianos. 






       4.       Poner en un cazo un vaso de agua con un chorrito de aceite y un puñadito de sal. Cuando hierva retirar del fuego y añadir la misma cantidad de cous cous (un vaso). Dejar reposar durante 3 minutos y después añadir un poco más de aceite o un cachito de mantequilla, poner al fuego y remover hasta que el cous cous este más suelto y seco, sin dejar de remover porque se puede pegar muy fácilmente. 






     5.       En un bol o bote mezclar el aceite, el vinagre, la mostaza y la miel.










      6 .       Idea de emplatado: poner un poco de cous cous en el fondo del plato, y por encima el tomate, el calabacín y el pollo. Terminar con la vinagreta.  ¡Y A COMER!





También está muy bueno sin añadirle tantas cosas al pollo, pero le da un buen punto diferente a la ensalada. Igualmente, si no se tiene alguno de los condimentos o se quiere echar otros, seguro que también queda genial. La forma de hacer el couscous puede que varíe según la marca, pero yo suelo hacerlo así con el de Gallo y con el de la marca Día y siempre me queda bien. Esta vez usé pollo asado ya y le añadí las especias y lo recalenté en la sartén, y también queda muy apañado y es una forma ideal de aprovechar sobras. 

Si no habéis probado nunca el cous cous, invito a que lo hagáis, porque ha sido uno de mis últimos grandes descubrimientos, y puede solucionar muchas cenas. Además es un alimento muy versátil porque su sabor es muy neutro y te permite combinarlo con casi cualquier cosa. Y también me encanta por lo bien que se conserva, porque es muy agradable después de haber estado estudiando o trabajando o lo que sea, llegar a la nevera y coger un plato de ensalada y calentarla 30 – 60 segundos en el microondas para que pierda el frío, echarle la vinagreta por encima (que puedes dejar hecha de sobra en un bote) y ponerse a cenar. O incluso para llevársela en un tupper a la universidad o al trabajo o de picnic.


Espero que le sea de ayuda a alguien ¡FELIZ SEMANA!


Miriam

sábado, 5 de diciembre de 2015

¡MAGDALENAS SÚPER ESPONJOSAS DE LIMÓN!

¡BUENOS DÍAS!

No lo he dicho pero SEGUIDME EN LAS REDES SOCIALES (que es donde soy más activa durante la semana) TWITTER, FACEBOOK, INSTAGRAM.

Hoy traigo una receta buenisisisisisisma. Son unas magdalenas muy clásicas pero están tremendamente ricas, y con ingredientes que están en casi todas las despensas, y si no lo están pues ya es hora de ir teniéndolos porque son los más básicos y baratos.

Las he hecho muchísimas veces más y las proporciones las saqué de estas magdalenas de Su de Webosfritos (os recomiendo que si no habéis visto nunca sus explicaciones y os acabáis de iniciar en esto de la repostería, miréis su blog de arriba abajo, porque es un resumen perfecto de lo básico para todas las recetas esponjosas), pero como siempre pues yo la modifico y acabo haciendo las recetas un poco a mi manera. En esta receta intenté hacer todo al pie de la letra (por una vez) pero como prefería las magdalenas de limón y no de naranja pues al echar el zumo con los huevos eso ni montó ni lo intentó siquiera vamos, y aunque estaban buenas, estaban muy apelmazadas. Pero aprendí y echando el zumo al final quedan perfectísimas.

En mi casa siempre triunfan, yo me comí tres sin dejarlas casi enfriar, de hecho una de ellas tuve que comérmela a soplidos para no quemarme, y el olor que se queda en casa es indescriptible. Además que con el frío que hace ya da mucho gustito encender el horno.

INGREDIENTES (para 18 -20 magdalenas):

  • 242 gr. de huevos (es lo que pesaban mis 4 huevos L sin cáscara)
  • 242 gr. de azúcar
  • 242 gr. de aceite suave (yo uso de girasol)
  • 266 gr. de harina de repostería
  • 20 gr. de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 1 limón (ralladura y zumo)

PASO A PASO:



1. Montar los huevos con el azúcar hasta que la mezcla quede muy esponjosa y blanquecina. Añadir el aceite y batir hasta que se integre solamente.









2. Añadir la pizca de sal. Tamizar conjuntamente la harina y la levadura, y añadir a la mezcla de huevos. Incorporar con movimientos envolventes con cuidado de que pierda el menor aire posible la mezcla.






3. Añadir a la mezcla la ralladura y el zumo de un limón. Mezclar con movimientos envolventes solo hasta que se integre.








4. Rellenar los moldes hasta un centímetro del borde. Meter al frigorífico durante al menos 30 minutos.





5. Precalentar el horno a máxima potencia y cuando esté a punto de llegar a la temperatura, sacar las magdalenas del frigorífico y espolvorear un poco de azúcar (si os gusta).










6. Meter al horno y bajar la temperatura a unos 180 - 200 ºC, durante 15 minutos aproximadamente, aunque como cada horno es un mundo lo mejor es vigilar las magdalenas y cuando estén doradas y bien subiditas pincharlas con un palillo o brocheta. Si sale limpio, están listas; si no, dejarlas un pelin más.






7. Dejar enfriar (si sois capaces) sobre una rejilla.








8. ¡A COMER!









CONSEJOS:



Ahora con el frío puede que no os monten tan bien los huevos, por ello, yo suelo poner el bol encima de una olla con un pelin de agua a fuego bajo para que se vaya calentando un poco el bol. Tened cuidado con no ponerlo muy fuerte para que no se os cuajen los huevos.

Yo le he echado esta vez limón pero otras veces le echo vainilla o incluso un par de ferrero rochers machacados (sobre todo los de capuccino y crema de avellanas que son un poco empalagosos) y así los aprovecho.

Como todavía no he tenido oportunidad de comprarme una bandeja de magdalenas porque me parecen caras y siempre encuentro algo más barato que no tiene tan fácil solución (otros moldes, mangas pasteleras, etc.), yo uso los típicos moldes de papel de aluminio que venden por 1 euro en cualquier supermercado o todoacien. Como llevan la cápsula de magdalena encima los puedes usar y reusar mil veces. Si os pasa como a mi y vuestros moldes son altitos y finitos, las cápsulas tradicionales se os doblaran, en este caso os aconsejo las que venden en Ikea.

A mi me encantan con mucha azúcar por encima pero si le echáis menos y solo en un lado os subirán mejor y quedarán más bonitos. Igualmente podéis dejar que se doren un poco menos, pero a mi novio le gustan tostaditas. Y en caso de que se doren mucho y no estén hechas por dentro al introducir el palito, podéis poner un cacho de papel de aluminio por encima para que no se sigan dorando.

¡FELIZ SEMANA!

Miriam